El dolor de la ausencia del padre y el miedo de sus errores; los paseos en una tarde tibia a la luz de un sol con prisa por marcharse; el tiempo necesario para dejarse llevar desde la juventud hasta los últimos instantes. Darse cuenta de que cada cual quiere a su manera, de que cada cual siente la responsabilidad de un modo u otro, de que incluso la heredan.

Me di cuenta de la sensibilidad, de lo frágil que es en las honduras de su alma, de la fe y de la impotencia. De sus ansias por cambiar el mundo, por poder responder la gran pregunta de esa magnífica canción que dice si podría ayudarlos a encontrar la paz y la gran estrella.

Sentí la inevitable caída al pensar que la vida tocará a su fin, que nos iremos de esta tierra y que la tierra se irá de ellos porque habrá de limpiar las injurias del hombre. Sentí su alivio al pensar que eso ya había comenzado y, al mismo tiempo, dolor al advertir cuán difícil le resultaba dejar de amar al hombre. Porque, ¿cómo no amarlo? ¿Cómo no cuando se sabe de las maravillas de las que es capaz? ¿Cómo no perdonarle el estar equivocado y confiar en que no es mácula en su concepción sino un fallo al elegir el camino?

Cuando ya se ha visto a la vejez y a la sencillez de las aspiraciones con las que intentan llenarla, con la levedad de dejar pasar el tiempo y de continuar sin cansarse demasiado porque el cuerpo ya apenas aguanta, solo hay una cosa que ignoro, que ambos ignoramos, y es si a esa edad aún se mantienen los sueños. ¿Aún arde entonces el fuego?

Pero todo esto… Todo esto no va a ninguna parte. A través de él he sentido hasta lo más íntimo de mis secretos, he llenado hasta el más recóndito de los escondrijos de mi esencia. Sin embargo no hay más remedio, la purga debe ser llevada a cabo.

Llevada a cabo para que pueda haber, en un futuro, más atardeceres tranquilos sin mayor pretensión que continuar hasta dar lugar a un nuevo amanecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: