Necesitamos

Reunidos en torno a la mesa los tres amigos debatían sobre qué era lo necesario para mejorar su situación actual. Mientras tomaban sus respectivas jarras de cerveza, discutían sobre qué paso sería el verdaderamente trascendental para equilibrar las diferencias económicas y poder paliar la desigualdad entre clases.

El primero, tras haber llevado a su garganta ya el vuelo dorado, posó la jarra sobre la mesa y dijo:

– ¡Lo que de verdad nos hace falta es un líder! ¡Un líder carismático cuyo honor sea incuestionable y su honestidad fuera de toda duda!

Orgulloso de su comentario, volvió de nuevo al silencio. Los otros dos no estaban en absoluto de acuerdo con él, pero no lo manifestaron inmediatamente. En lugar de ello bebieron un poco y meditaron. Cuando estuvo listo, el segundo cogió de nuevo su jarra y la llevó a sus labios. Sin embargo prorrogó el paladeo y el contacto delicioso de su bebida, y habló primero:

– Lo verdaderamente necesario es una alternativa política con visos de realidad. Una opción creíble que quiebre el bipartidismo actual y que desde el inicio se mantenga al margen de los módulos de financiación y de las presiones de la industria y empresa privadas.

Calló, bebió, y guardó silencio. El tercero de los tres se mantenía callado. Ya había agotado su cerveza y miraba fijamente a la mesa, concentrado, como si fuera a ser capaz de vislumbrar su configuración atómica. El primero no estaba en absoluto de acuerdo con lo que el segundo había dicho, al igual que el tercero. El primero no lo estaba porque de ser aplicada esa solución y además cierta, su modelo sería despreciado de inmediato. El tercero disentía por lo mismo por lo que no estaba de acuerdo con el primero. Habló.

– Creo que ambos os equivocáis. Esa no es una solución auténtica ya que el problema no es solo cuestión de aquí queramos librarnos de la corrupción y de que en el pueblo vecino haya más pobres que ricos. Los modelos que presentáis no dejan de ser un montón de células provocando al cáncer. Al mismo cáncer que nos come ahora. Personalmente creo, y creo sinceramente que no me equivoco, que ya tengo la solución. Y esta no es otra que conseguir un sistema cuyo progreso y crecimiento se basen directamente en el pueblo. Es fácil, lo que necesitamos es un sistema que no se preocupe por la salvaguarda y el bienestar del propio sistema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: