No words

Puedo decir que no hubo palabras aunque no me dejé nada por leer. La comunicación estaba tallada por los escalofríos nacientes de tu cuello que granulaban tu cuerpo. Me agrada pensar que pareció nuevo, como si nunca lo hubiésemos hecho antes. La sensación de ir descubriéndonos poco a poco, dejándonos pistas a los sentidos, y el tacto revelador registrando la reacción de la piel a cada olor, en todas las inspiraciones y los roces con las sábanas.

Quizás fue por la hora, totalmente atípica para estar juntos, pero de algún modo que no alcanzo a comprender aún siento que nos estábamos escapando de una corriente monolítica e inquebrantable.

La libertad, la imprevisibilidad. El regalo no esperado que enciende los ojos, las mejillas, y las pupilas chispean y dejan de ser nocturnas por un instante. Una conjunción perfecta que no deja de provocar los instintos más animales al mismo tiempo que invita a la praxis más noble y delicada.

Ya digo que fue como algo nuevo… De magia. De magia que espero se repita, ni pronto ni tarde, cuando menos lo esperemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: