De otra forma que no concibo.

Cada equivocación, cada fallo, me han llevado a lo que soy. El quién que a mí refiere se ha tejido a través del sufrimiento producido por mis acusaciones hacia mí mismo, por los errores ya mencionados. Asimismo la inquietud, la supervivencia para emerger del pozo de miseria y podredumbre que implica despreciarse a uno mismo, son hilos del mismo tapiz.

Estoy seguro de que emprender cualquiera de los caminos que me han llevado a una tregua con mis adentros no habrían sido tan adecuados como lo son en este instante. Haberlos comenzado en un tiempo previo podría, tal vez, haber sido incluso mucho más catastrófico.

Porque no estaría preparado. Porque no habría conocido las dolencias más íntimas del ser, ni las preguntas o el llanto, ni tampoco la revolución. No me habría dado tiempo, ni siquiera habría tenido la oportunidad, de enfrentarme a mis preguntas, de encarar la debacle humana de la que soy parte.

No cambiaría, de ningún modo, el curso de los acontecimientos. Porque no cambiaría quien soy, sobre todo, por una razón muy sencilla.

No ser quien soy yo, quien soy ahora y en este mismo instante, implicaría quererte de una forma diferente, de una manera distinta. Una manera que ni concibo ni quiero conocer.

Anuncios

1 comentario

  1. Soñadora Empedernida said,

    julio 24, 2010 a 3:40 pm

    🙂 Yuhu.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: