Y para más.

Para abrazar a quien tiembla, para dar calor al que tirita, para darle sueños al que no puede dormir. Para alimentar el alma del hambriento, para paliar la sed de los pueblos perdidos, para quien se aísla poder ofrecerle un campamento común.

Para darle algo lleno a quien está vacío; y ofrecer un camino a otro lugar para quien está estancado y ya no avanza. Para que los muertos nunca mueran del todo y para que el amor no se recuerde por los dolores que acarrea. Para guardar la sonrisa de un niño, para no poder definir jamás la felicidad, para que vivir tenga sentido más allá de todas las cosas.

Para tenderte mi mano cuando no puedas más, para decirte que sigo aquí y que si me espantas volveré. Para que siga habiendo misterios por descubrir, ideas que pensar; para tener algo que llevarse más allá de la mesilla de noche. Para que se recuerde la sangre honesta que curó heridas amargas.

Para eso… Para eso, la palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: