Su estela derramada en el viento

Corre dando lo mejor de sí. Sus músculos trabajan acompasados en una armonía muy superior a la de cualquier ser humano. Es un auténtico atleta. Sus genes lo definen así desde el mismísimo momento de su concepción, y el sudor que empapa su cuello es el testimonio innegable de que su nacimiento era la llegada de un campeón. Golpeando con su paso acelerado el suelo de la calle alza su gallarda compostura, su elegante figura y su estela derramada en el viento, avanza casi con obsesión.

El sonido es atronador, su rostro inescrutable solo desprende la concentración máxima, la responsabilidad de saber que está por encima de los suyos, por encima de sus hermanos, de su padre incluso. Y corre portando sobre su espalda el orgullo de la madre que lo sacó de sus entrañas para acurrucarlo entre su cuerpo.

Es rápido y es hermoso. Es fuerte. Es perfecto en un movimiento de pura poesía cuando cruza las miradas asombradas de cuantos observan su cuerpo adelantar a la cabeza de carrera. Está más vivo que nunca porque está en el fragor de la adrenalina, de la emoción. Es infinitamente hermoso en su modestia, en su sacrificio, en la entrega.

Es desafortunado.

Su paso, en realidad, no está hecho para ese suelo; su velocidad no es apropiada para una limitación tan grande; los ojos de quienes lo miran, así como a sus hermanos, no son dignos del amor con el que atraviesa el aire suspendido en las respiraciones de los espectadores.

En un instante aciago se golpea contra una valla. El golpe brutal es más ensordecedor que su carrera, que la sincronía de su movimiento y el bombeo acentuado de sus músculos. Cae violentamente y sacude sus extremidades entre convulsiones fatales.

Me alivio al observar que deja de moverse. Me enfurezco.

Maldigo el nombre, ignoto para mí, de esa ciudad maldita que permite el espectáculo. Y mientras los adoquines se quiebran enamorados, sumidos en una disculpa, por el roce de las crines de aquel hermoso caballo me doy cuenta de que hay tradiciones que jamás podrán ser cultura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: