Calma

En tu voz encuentro la firmeza que me es necesaria cuando siento que me tambaleo. Tus palabras encierran una sabiduría dolorosa pero al mismo tiempo desinfectante. De algún modo sé que en la tranquilidad de tu pensamiento, en la precisión de tus conclusiones y en la asombrosa neutralidad que mantienes, terminaré por deberte mucho más que gratitud. Es algo admirable. Constatar los hechos, exponerme el dolor y, al mismo tiempo, no negarme la posibilidad de que ocurra lo que más deseo.

Ojalá sí tenga algo tan digno como eso para ofrecerte. Porque creo que no eres consciente de lo balsámica que me estás resultando.

Anuncios

2 comentarios

  1. Buh said,

    abril 7, 2011 a 2:30 pm

    Te lo debo, por todo lo que tú hiciste por mi durante estos años.
    Y ya no son pocos :).

    • vudugh said,

      abril 7, 2011 a 2:58 pm

      Seis, ni más ni menos 🙂

      Y no voy a decir que no me debes nada porque ambos sabemos que nos debemos mucho 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: