Viento

He intentado cubrir tu cuerpo del viento frío que subía la loma del parque. Te he abrazado intentando darte calor, decirte que estábamos a salvo, que tu piel no debía estremecerse por ese aire hostil. Mientras sentía tu respiración, agitada en el pecho, yo hundía mi alma en el aroma de tu pelo. Al filo de mis pulsaciones, de mi corazón, me he zambullido en los recuerdos pero he nadado hasta la orilla de ese momento. Me he aferrado a ese instante, he imaginado. Y he visto su perfección equilibrada en el caos que une nuestros centros de existencia.

Ha sido, para mí, hermoso y tranquilo. Derribadas todas las fronteras de la realidad he pensado en ti y en mí, solos, bajo la mirada de los dioses. Y, al amparo de la luna, he sentido de nuevo tu risa, tus ojos, a ti entre mis manos. Estallando desde mis adentros hacia el mundo exterior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: