Surf

Yo me pido poder llorar. No sé cuántas veces he sentido ya la turbulencia pero los ojos se mantienen firmes en su decisión de ser yermos, eriales dolorosos y dañados que no dejan caer la lluvia que trae la libertad de los sentimientos. Quiero poder llorar una última vez para sentir que la sonrisa florecerá sin la sombra del infortunio. Y lo necesito desesperadamente. Necesito la ruptura esencial, un crujido definitivo, que me impulse hacia adelante y no me permita girar la vista para compadecerme. Me pido saltar sobre el torrente de mis lágrimas, montármelo como un surfista sobre mis mejillas, y llegar a la claridad mental necesaria para saber disfrutar de una verdad innegable. Aún hay vida por delante.

Anuncios

2 comentarios

  1. Ayu said,

    julio 24, 2011 a 9:41 pm

    Has escogido el título a conciencia, ¿eh? Cuando vuelva y vea cómo se desarrollan las cosas quiero hablar contigo. Del tema vacas y lo demás. Cuídate 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: