Casi

Lo que escribo son fantasías, deseos, anhelos. Casi siempre se trata de eso. Al escribirlos se convierten en un fuego vital que lo abarca todo, que ilumina e irradia calor, y cuando dejo constancia del último punto su poder se atenúa, aguardando a que lo lea. Una vez lo termino de leer se convierte en ceniza, el calor se disipa en el ambiente, y todo lo escrito se transforma en ecos de silencio. 

Del fuego vital queda una brasa incandescente. La envuelvo con mi mano y la aprieto fuerte contra la palma. 

Dejo que se grabe en mí. Conservo el poco calor que le queda.

Y entono el sonido distante y perdido de lo escrito y lo deseado. Que se acaba perdiendo en el silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: