Libres.

Déjalos que hagan daño con sus decisiones, que se equivoquen, y déjalos sufrir, porque solo así se harán fuertes y obtendrán la sabiduría necesaria para valorar el consuelo, la lealtad y el amor, en la intensidad y medida que estos dones merecen. Simplemente no te inmiscuyas porque su vida es de ellos y a ellos les pertenece lo que hagan con ella. Toman sus propias decisiones y tienen que aprender a masticar las consecuencias. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: