Qué

¿Qué había en mis frutos que desde que los probaste ya no vienes a mis ramas, no me cantas, y solo estás de paso? – preguntó el cerezo al pájaro. El pájaro se volvió, acicaló sus plumas, y alzó el vuelo. El árbol permaneció ahí, quieto, viendo cómo el pájaro se alejaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: