Flee

Se escapa.

Se escabulle entre mis dedos.

Cualquier subterfugio sería bueno,

cualquier truco. 

Pero no requiere excusas. 

Se escapa; a ti, a mí, a todos.

Marchándose.

De ti, de mí, de todos. 

Quedarán los recuerdos asentados

en la espina dorsal, se habrá ido

del todo.

Y en las manos trémulas lo perderemos

mientras vibra en vilo sobre nuestro aliento.

Se va y se sigue yendo.

En nuestros ojos polvorientos del camino

que anduvimos sin mirar a más. 

Llorando, en hondo desconsuelo, se marcha,

largándose en silencio, añorando nuestra

voz y alma para preñarlo.

Se va y no vuelve, amándonos

en la distancia, en cada pulso del corazón.

El tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: