28-2

¿Cuál es el sueño, el sentido, la idea?

Alcanzar el corazón.

¿De quién?

De quien lee, de quien escucha.

¿Para qué?

Para que sienta. Para ayudarle a comprender

que sigue vivo, que su aliento cuenta 

y sus inspiraciones pesan.

¿Dónde?

En todo: en la memoria.

¿La memoria?

Del aire, del agua y de la tierra. 

De la consciencia, propia y ajena.

¿Y decirles qué?

Que no pierdan más el tiempo,

que no hagan hogar del silencio

y hablen palabras de amor

y griten palabras de rabia.

Que no se olviden de sus cuerpos,

que recuerden su pasión,

que salven su templanza.

¿Pasión?

Para ser libres.

Anuncios