Whistle

No te atormentes en la espera pues la vida es aguardar. Todos aguardamos. Incluso los que dicen que no aguardan y se afanan en hacer cosas. Esos también esperan. Tal vez más que nadie, más que tú, y se atormentan tanto. Seguramente más. La vida son las variaciones inesperadas del tránsito de la existencia. La vida no es la melodía sino las notas que la rompen. 

Por eso simplemente aguarda sin dolor pero no seas indolente. Espera en la tranquilidad pero aléjate de la pereza. Y tampoco confíes de más en el futuro. Aguardar las notas disonantes ya es apuesta más que digna. 

Disfruta entonces del tiempo lánguido, de las tardes lentas, de los días sombríos. Abrázalos porque son también hijos de tu ayer y padres de tu mañana. Abrázalos abrazándote y piensa. Que no hay prisa porque no la hay. Saldrás, tal vez, de tu casa en unas horas y ocurrirá algo que te reubique en el mundo. Tendrás un lugar.

En un breve lapso de tiempo todo cobrará sentido. Un sentido amable y feliz y luego, esa comprensión tácita con el alma del universo, se disipará hasta que vuelvas a encontrarla. Hasta que dé contigo. 

Así que eso es lo que queda. Camina por la melodía, silbando, cantándola. Agárrate a ella clavando las uñas y, en vilo, tararea la tonada porque la siguiente voz que des estará equivocada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: