We

No negué tu nombre sino tu forma y entonces descubriste que soy la uva amarga de la que no obtendrás buen vino. Te busqué con ahínco y tus soldados y ministros solo pudieron convencerme de que me alejara. Supe que su palabra no habla de tu nombre. 

Pero te mantienes silente. 

Me fui de ti y nos negamos el abrazo porque tú eres pastor y no es negra lana lo que me cubre sino recio pelo de lobo. Ayer acudí a por mi redención pero sabemos bien que no puedo, ni quiero, renunciar a mis colmillos. Nos conocemos bien y por eso comprendemos que nuestras sendas son distintas.

Respetaré tu nombre y lo honraré honestamente a como te entiendo.

Sin embargo hace demasiado tiempo que comencé a vagar solo y aunque visite tu casa no seré hijo tuyo. Me encontré a mí mismo mientras te buscaba y aunque eso me hizo necesitarte más aprendí que nunca daría contigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: